Forgot username  Forgot password

Blog - Emprendimiento

Identificarse

Login

Usuario
Password *
Recordarme

 

Para poder hacer negocios con personas de otras culturas es preciso conocer sus costumbres para evitar malas interpretaciones.

Claves para Hacer Negocios en Diferentes Culturas

Para hacer negocios multiculturales, aprender sobre las diferentes maneras de hacer y decir las cosas es algo más que apropiado. Pero no es lo único, ya que la idea es que nadie se sienta ofendido, insultado o incómodo. De esta manera, será más sencillo poder cerrar un negocio o un trato.

Cuando hacemos negocios con personas de diversas culturas y queremos lograr el objetivo, evitar los malos entendidos y que el clima sea lo más agradable posible, lo primero y principal es dejar de lado los prejuicios y los tabúes en relación a lo que todos los demás dicen o piensan, así como también nuestras creencias. Al menos, puedes informarte un poco más antes de hacer un juicio de valor sobre una cultura en particular, pensar en que quizás tus valores están tergiversados por los medios de comunicación o las opiniones escuchadas en ciertos círculos, y además, que todos nos merecemos la oportunidad de ser considerados buenas personas.

El hecho de adaptarse y aceptar a otra cultura, ya sea por haber viajado al lugar en cuestión o se reciben visitas de ese país, nos abre una gran posibilidad para hacer negocios multiculturales y también para aprender de cosas que hasta el momento no teníamos acceso.

Tomar precauciones antes de saludar, hablar o escuchar, también la manera de sentarse, de vestirse o de dirigirse a alguien son cosas que no pueden quedar libradas al azar. Ser observador y analizar qué es lo que hace el otro antes de responder, mostrarse respetuoso ante otras culturas y tradiciones, etc.

Otra de las cuestiones a tener en cuenta sobre hacer negocios multiculturales es que el idioma puede ser una barrera infranqueable o no, según la actitud de cada uno. Es cierto que se puede contratar un intérprete o hasta hablar en inglés, pero no podemos exigirle al otro que sepa hablar esta lengua o la nuestra, ni viceversa.

 Aprender ciertas palabras del vocabulario extranjero podría ser una buena idea, pero cuidado, ya que una pronunciación errónea o una frase dicha en un contexto incorrecto puede significar no llevar adelante un contrato o relación bilateral.